dilluns, 18 de novembre de 2013

Moverse por Los Santos (GTA V)

A la espera de que El País/Aguilar saque sobre Los Santos una de sus famosas guías ilustradas dónde lo más interesante (al menos para mí) son las páginas dónde se habla de transporte y fuerzas del orden; me he permitido un pequeño resumen sobre lo que ofrece el juego en cuanto a medios de transporte.

El coche y la ciudad de Los Santos:

En un lapsus genial, el ex-presidente azulgrana Josep Lluís Núñez se refirió a Barcelona como "aquesta ciutat que porta el nom del nostru club". Aquí ocurre algo similar, no sabes si se ha hecho el coche para moverse por la ciudad o se ha hecho la ciudad para que te muevas en coche.
Cierto es que el coche es el protagonista indiscutible de todos los juegos de la saga GTA pero en Los Santos (como toda ciudad norteamericana que se precie) todo está pensado para él. La ciudad del juego es muy pero que muy americana: la zona de rascacielos conocida como Downtown y el resto, edificaciones no muy altas que configuran una ciudad extensa pero poco densa. Grandes aparcamientos y calles que raramente bajan de cuatro carriles. Personalmente, soy más partidario del urbanismo europeo que del estadounidense pero eso no quita que los creadores hayan diseñado un mapa que transmite un gran realismo, lo cual se agradece, aunque a mi juicio echo de menos más barrios de clase media con sus casas unifamiliares. Calles, autopistas (extraordinariamente densas y a veces con retenciones de tráfico), caminos rurales sin asfaltar, carreteras principales y secundarias no defraudan. Una maravilla.


La conducción de la IA ha mejorado muchísimo y casi siempre es posible conducir bien sin que los demás te embistan o hagan maniobras propias de un novato bebido tras una noche de juerga como ocurría en los anteriores GTA.

Sólo voy a poner dos pegas menores: 1) los carteles no son muy visibles con lo cual el GPS o tener el mapa delante se hace imprescindible para orientarse, 2) los semáforos: no sé dónde los ponen en EEUU, pero caray, están al otro lado de los cruces, lo que hace que sea muy difícil ver si están en verde o en rojo. ¿Se trata de un error o es que esos useños son muy raros?

Taxis:

Hay dos cosas que en las calles de Liberty City abundaban y que en Los Santos verás con mucha menos frecuencia: coches patrulla y taxis.
Como acabo de decir, hay menos taxis circulando pero eso no supone ningún problema pues podemos pedir uno desde el teléfono móvil para que nos venga a recoger. No son baratos pero los usarás un montón y por un poco más de dinero puedes omitir el viaje. Constituyen la forma más rápida y cómoda de desplazarse, especialmente en las distancias medias-largas. Además, el personaje de Franklin puede comprar la compañía de taxis y realizar misiones.

Metro ligero:

A juzgar por el vídeo que puede verse abajo, el metro ligero de Los Santos, se asemeja bastante al real de Los Ángeles. Empenzando por la estética y terminando por la desesperante frecuencia de paso y su poca utilidad en una metrópolis tan grande y dispersa.
Lamentablemente, más allá de la buena imitación, los creadores del juego no estuvieron demasiado inspirados y cito los siguientes problemas:

- El diseño de la red carece de sentido. Sólo hay una línea que se cruza a sí misma en un punto dónde no han puesto ninguna estación. Sin tocar absolutamente nada del trazado, lo lógico sería que hubiera dos líneas (una circular al norte y la otra que fuera de LSIA Terminal 4 a Davis, por ejemplo) con una estación de transbordo en el punto de cruce.
- No hay forma de omitir el trayecto, el tren va lento y el recorrido entre parada y parada se hace terno.
- En los tramos del final de línea el tren da un largo rodeo para luego aparecer por el otro andén. Hubiera sido más razonable poner una única vía, que el tren se detuviere y marchara de nuevo en dirección contraria.
- Cuesta encontrar las estaciones subterráneas, especialmente las del aeropuerto.
- En las estaciones subterráneas hay que darse un buen paseo desde la entrada hasta llegar al andén; andén que la mayoría de veces está vacío.

En resumen, se agradece el detalle de que la ciudad de Los Santos cuente con una línea de metro  pero tal y como está implementada en el juego ningún jugador la tendrá en cuenta como una opción para sus desplazamientos. El metro de Liberty City tampoco era útil, la verdad, pero había más frecuencia de paso y podías omitir los trayectos.
Sólo he jugado a un juego dónde la red de metro si era realmente útil para desplazarse: True Crime 2 (PS2). Había muchas estaciones, entrabas en ellas, enseguida llegaba un convoy y seguidamente aparecía un mapa de la ciudad con todas las estaciones disponibles, seleccionabas la que quedaba más cerca de tu destino y en unos segundos aparecías allí. Sencillo y sobretodo práctico.

Bus:

Es muy habitual ver autobuses de línea circulando por las calles de Los Santos, lo que supone una mejora respecto a GTA IV. Se pueden conducir pero no subir a ellos como pasajero, no esperes misiones de conductor de autobús... ni misiones de vigilante, pizzero, conductor de ambulancia o camión de bomberos. Algo bastante divertido que sí había en GTA San Andreas y que inexplicablemente no repiten.


Barcos:

Que yo sepa, hay lanchas, motos de agua y un minisubmarino. Dudo de que navegues mucho, pero pasarás algunos momentos divertidos.

Aviones:

¡Vuelven! Aviones, avionetas, helicópteros y un zeppelin que nos permitirán contemplar la inmensidad y la belleza del paisaje. Se agradece muchísimo poder volver a volar.

La pega es que a diferencia de San Andreas no hay tres grandes aeropuertos. El mayor es lógicamente el Los Santos International Airport, luego hay un aeródromo en el desierto de Grand Senora, otro aeródromo aún más pequeño que es propiedad de Trevor y la pista de la base militar de Fort Zancudo.